martes, 18 de abril de 2017

EL MENDIGO CONSEJERO



PARA QUE NO SE TE SUBAN
LOS HUMOS… A LA CABEZA



En una pequeña aldea vivía un mendigo muy conocido por todos sus habitantes por su asombrosa capacidad para dar consejos y ayudar a las personas.

El mendigo, sólo pedía la voluntad por ofrecer sus sabias palabras a los habitantes del pueblo. Tal llegó a ser su fama que el Rey, sorprendido por lo que le contaban, decidió visitarlo y pedirle consejo.


Tras visitarle, el Rey quedó muy satisfecho con los consejos del mendigo y le pidió que le acompañase al palacio para que pudiese ayudarle en las tareas de cada día. El mendigo accedió y se marchó a vivir al suntuoso palacio.



Cada día que pasaba, el Rey se mostraba más satisfecho con la ayuda del mendigo, hasta que decidió prescindir de todos sus consejeros.

Uno de estos consejeros, resentido por la decisión del Rey, decidió espiar al mendigo para descubrir de dónde le venía su capacidad para aconsejar tan sabiamente.

Para su sorpresa, descubrió que el mendigo abandonaba el palacio al atardecer y volvía a él antes de que amaneciese.

Un buen día decidió seguirlo para ver qué hacía durante esas horas que se ausentaba del palacio.



Sorprendido vio como el mendigo se dirigía al anochecer a una cabaña que se encontraba a las afueras del palacio. Ahí, el mendigo se despojaba de sus ricos ropajes y se volvía a poner sus antiguos harapos. Luego se acostaba en el suelo sobre un lecho de paja. Por la mañana, el mendigo se volvía a poner sus ricas vestimentas y volvía a palacio.

El consejero, muy curioso, se dirigió al mendigo y le preguntó:

- “Mendigo, ¿cuál es el motivo por el que te despojas de tus ropas para volver a ponerte tus harapos y duermes sobre el duro suelo pudiendo dormir sobre un lecho cómodo en el palacio?”

- “Muy sencillo” - le contestó el mendigo -. “Para no olvidarme nunca del lugar de dónde vengo”.


REFLEXIÓN

Las personas, con el pasar de los años y el progreso que vamos logrando, corremos el riesgo de olvidar nuestros orígenes. Y eso no es bueno.

Todos nacemos desnudos, y el vestido que nos ponen de mortaja no lo vamos a poder lucir después de nuestro entierro.








En la vida es bueno avanzar y progresar. Pero esto nunca debe hacernos olvidar nuestros orígenes.

La verdadera humildad consiste en saber que no soy ni más, ni menos que nadie. Y agradecerle a Dios por todo lo que puedo lograr, sin dejar de esforzarme para que los demás también progresen.

¡¡¡ Que tengas un feliz día !!!


Si te ha gustado esta reflexión, compártela por Mail, Twitter, Facebook, o Pinterest, pinchando a continuación COMPARTIR. 

lunes, 10 de abril de 2017

EL BURRO VANIDOSO


EL BURRO VANIDOSO


Un burro llegó un día a su casa muy contento, feliz y orgulloso. Su madre le preguntó:
- ¿Por qué estás tan contento hijo?

El burro le respondió:
- Madre, cargué a un tal Jesucristo y, cuando entramos a Jerusalem, todos me decían “VIVA, VIVA, SALVE... VIVA, VIVA...” y me lanzaban flores y ponían palmas de alfombra.

Su madre le dijo:
-Vuelve a la ciudad pero, esta vez, no cargues a nadie.

Al otro día, el burro se fue a la ciudad, y  cuando regresó a su casa, iba llorando y muy triste.

La madre le preguntó:
- ¿Qué te pasa, mi vida?

- Madre, no puede ser, pasé desapercibido entre  todas las personas. Nadie se fijó en mí. Me echaron de la ciudad- respondió el hijo.


Su madre lo miró fijamente y le dijo:
-"Hijo, tú sin Jesús, eres solo un burro".

MORALEJA:

¡¡¡ Sin DIOS no somos nada !!!


martes, 4 de abril de 2017

EL PORRO NO HACE NADA...


“El porro no hace nada (y yo me lo creí)”: la carta que es furor en las redes.

Se viralizó en Facebook un mensaje de un joven que cuenta cómo fue su experiencia con la marihuana.

“Mi padres siempre me dijeron que la droga mata, sin embargo veía tantos chicos fumar marihuana y ninguno se moría. Pero eso sí, veía que mis amigos, cuando fumaban, empezaban a reírse y a divertirse. Ellos te dicen: “lo que mata es el cigarrillo de tabaco, por eso yo fumo marihuana”.
Pregunto a los que fuman si el porro es peligroso. Voy directamente, o sea a los que fuman, y me responden que no, que “son mentiras, relaja, te divierte y te sentís bárbaro”.
Ante esta certeza, los padres también se dejan convencer. “Lo hacen todos, fuman en todos lados, te hace estar bien, es un pasatiempo.” Con este panorama los padres quedan sin armas. Y encima, si dicen que no, parece que estuvieran en contra de la sociedad y, si muestran su preocupación a otros padres, es probable que estos no les vuelvan a dirigir la palabra, porque el hijo de ellos se puede contagiar.

Mis amigos seguían convencidos de que fumar no te causa ningún problema y me convencieron. Y estaba bueno, porque me gustaba hacerlo. Aunque después empezó a haber problemas en mi casa. En mi familia me decían que conmigo no se me podía hablar, que reaccionaba mal, estaba más irritado. Es que no quería que se metieran en mis cosas, yo con la marihuana encontré la tranquilidad que necesitaba.
Tenía unos problemas en el colegio que no me dejaban dormir, y con el porro estaba bienHasta mi novia me dejó, pero ya no me importaba nada. Dejé de ir al Club, y estaba con mis amigos del porro inclusive en los horarios que tenía que ir a la escuela. Mi mamá se enojaba porque a casa iba sólo a comer y a encerrarme en mi pieza. Juan, mi amigo, que nunca consumió, me dijo que yo sentía que estaba bárbaro, porque no me daba cuenta de la realidad.
La marihuana altera lo que yo percibo o lo que capto de las cosas y veo una realidad diferente al que no fuma. Según el nivel de marihuana que tenga en mi cerebro, proyecto, vuelo, medito sobre mi vida. Me hacía unos castillos fantásticos, en el aire, pero después no concretaba nada.
Y cambiaba mis proyectos semana a semana, año a año, abandoné la escuela. En realidad, me costaba estudiar, me pasaba horas sobre la misma página del libro, y me costaba memorizar, empezaba a olvidarme algunas cosas.
Yo pensaba que la manejaba, que estaba más de cinco días sin fumar y no me pasaba nada. A esto, mi amigo me respondía que, como la marihuana queda depositada en el cerebro, se hace una reserva de cannabis. Entonces, siempre tenía una dosis diaria, por lo que la abstinencia o el nerviosismo, el enojo, la ansiedad, y esas cosas que te ocurren y pasan por no fumar, aún no aparecían. Recién ocurren a los 10 días más o menos.

Luego supe que si uno fuma muy seguido, se tarda como un mes en desintoxicarse totalmente. Es increíble, puedo pasar 3 semanas sin fumar, y en cambio el análisis de orina sigue dando positiva a tetrahidrocannabinoides (cannabis-marihuana).
Hoy tengo 24 años y estoy en una comunidad terapéutica. Mis padres, cansados de que yo siguiera “vegetando” y no concluyendo nada, me internaron. Yo me negué siempre, y decía que era mayor de edad. Ellos me plantearon que si elegía seguir con la misma vida, no me iban a mantener más. Y yo en ese momento no tenía manera de conseguir ningún trabajo, porque no terminé nada. Y las changas que conseguía no me alcanzaban para alquilar nada ni mantenerme.
Entonces accedí. Pensé: “No tengo para alquilar o comer; mejor me quedo en un centro de rehabilitación, así los dejo tranquilos por un tiempo y me dejan de joder”. Pero a las semanas de dejar el porro empecé a tomar más conciencia de la realidad, y cuando miro para atrás me doy cuenta de cómo me engañé por tanto tiempo.
A veces me siento como un estúpido, infantil, que llora por su mamá o por una pequeña frustración, parece que todavía tuviera 14 años, que hubiera dejado de madurar el día que me enganché y me enamoré de la marihuana.
No aprendí a resolver problemas, no aprendí de las experiencias, todo lo tapaba con un porrito. Entre el alcohol y la marihuana, que me planchaban tanto, a veces tenía que enchufarme un poco con cocaína. Eso sí, a veces me asustaba, ya que terminé en el hospital porque el corazón parecía que se me salía del pecho.
Cuando entré al centro de rehabilitación no me quería quedar porque había varios chicos chapita-chapita, y yo era sólo marihuanero. Pero después supe que empezaron como yo, enamorándose del porroEscuchaban voces (alucinaciones auditivas), hablaban solos y no coordinaban mucho lo que decían, a pesar de que estaban ahí desde hacía varios meses sin consumir drogas.
La marihuana en algunas personas desencadena una psicosis (no tener contacto con la realidad, entre otras cosas). En algunos mejora con medicación si no fuman más marihuana y, en otros, lamentablemente no se recuperan más de su enfermedad mental, y se diagnostica una esquizofrenia.
Para entender un poco mejor empecé a leer, y supe que las drogas estimulan la liberación de una sustancia (neurotransmisor) que se llama dopamina. Esta sustancia estimula una zona del cerebro, que se llama Centro de Recompensa, dando como resultado una sensación de placer. La persona quiere repetir esta sensación, aumentando la frecuencia y la cantidad del consumo, siendo muy difícil decir que “no” a “eso” que le da placer, y encima “lo hacen todos”.
A medida que se aumenta el consumo, las neuronas se acostumbran, se van adaptando al nuevo invitado químico, produciendo cambios en sus estructuras, con el tiempo, y posteriormente se hace muy difícil o imposible dejarlo.
Por eso se dice que la adicción es una enfermedad, ya que intervienen mecanismos biológicos, no sólo psicológicos, y no se cura sólo con la voluntad. El Centro de Recompensa es también estimulado por la comida, el agua, sexo, deporte, entre otras cosas. Pero el placer llega más lento que con la droga. Esta es la propiedad mágica de la droga, que hace sentir placer inmediatamente, y cuanto más rápido se logra este efecto, más adictiva es, o sea, más difícil se hace querer abandonarla. Dicho con una imagen: “Es como si uno se enamora, se casa, y lo más triste es que no te podes divorciar”.
Firmado: Un exdrogadicto.

Después de este crudo y real testimonio, les dejo uno de los relatos de los libros REFLEXIONES PARA EL ALMA, que puedes adquirir:
- En la Secretaría de la Basílica de Itatí.
- Contactando al P. Feli.
- Y a través de internet, comprando directamente al autor de los libros.



Un loco amor

En el siglo XIV, la peste negra (Bubónica), se llevó a casi la mitad de la población del mundo.
En el siglo XVIII, la peste amarilla, arrasó con ciento de miles de personas, a nivel mundial.
En nuestros días, la peste que está asolando a nuestra juventud, es la DROGA.
Las demás plagas destructivas daban muy poco margen de vida. Pero ahora nuestros hijos, se están contaminando y enfermando con esta peste, que no tiene retorno y que tiene como efecto, disminuir la inteligencia, la capacidad de razonar y de tomar decisiones, a los que serán nuestra futura generación.
Debemos decidir, si queremos que nuestros hijos sean personas normales o mutantes a los que sólo les interesa drogarse, porque según ellos es lo único que los hace felices.
La redacción de esta carta, lleva como título:
«Un loco amor»
“Cuando la conocí tenía 16 años.
Fuimos presentados en una fiesta, por un chico, que se decía mi amigo.
Fue amor a primera vista. Ella me enloquecía.
Nuestro amor llegó a tal punto, que ya no conseguía vivir sin ella. Pero era un amor prohibido. Mis padres nunca la aceptaron.
Fui reprendido en la escuela y tuvimos que empezar a encontrarnos a escondidas.
Llegó un momento en que no aguanté más, me volví loco.
Yo la quería, pero no la tenía.
No podía permitir que me apartaran de ella. La amaba locamente, tanto que por ella estrellé mi auto, rompí todo lo que había dentro de la casa y casi mato a mi hermana.
Estaba loco, la necesitaba.
Hoy tengo 39 años; estoy internado en un hospital, soy un inútil y voy a morir abandonado por mis padres, por mis amigos y por ella.
¿Su nombre? COCAÍNA.


«A ella le debo mi vida, mi destrucción y mi muerte»

martes, 14 de febrero de 2017

LA PORNOGRAFÍA, la nueva droga dura del siglo XXI


Cinco consejos para evitar caer en la adicción a la pornografía,
la nueva droga dura del siglo XXI
El psiquiatra Carlos Chiclana atiende a adictos: 
el porno «confunde, miente y engaña»



Las cifras de consumo de pornografía en la red adquieren proporciones dantescas: un caladero de negocio demasiado atractivo para personas sin escrúpulos.

La pornografía se ha convertido tras la llegada de internet a todos los hogares en la droga del siglo XXI. Según diversos estudios más del 10% de la población adulta es adicta a este tipo de imágenes, que a su vez representan un negocio millonario. Sus consecuencias son nefastas y cada vez más personas están pidiendo ayuda para salir de esta espiral de degradación.

La influencia de la pornografía en las relaciones de pareja, en la banalización del sexo y en la masturbación ha sido tratada por el psiquiatra y profesor de Psicopatología de la Universidad de Navarra, Carlos Chiclana,en su libro Atrapados en el sexo (Editorial Almuzara). En una entrevista con José Antonio Méndez en Alfa y Omega habla de la sociedad hispersexualizada y de sus efectos:
 
- Desde su experiencia clínica, ¿la masturbación está de verdad hoy tan extendida, más allá de la adolescencia?


- Sí, es una práctica habitual muy extendida en la población general. Esto no significa que sea beneficiosa. A cada uno le corresponde decidir si es el tipo de conducta que desea en su vida, qué le aporta y si le perjudica en algo.

- ¿Hay diferencias entre hombres y mujeres?


- Los estudios indican que es más frecuente en los varones. Las mujeres también lo hacen y está aumentando su uso por parte de ellas. Los fines son similares en ambos sexos, tanto para obtener placer sin más, como para tratar de afrontar estados emocionales desagradables: ansiedad, aburrimiento, tensión, enfado…






- La red NoFap plantea que la masturbación no es un tabú, al contrario. ¿Fomenta la sociedad esta práctica?

-Sí, se promueve como modo de conocer el cuerpo, darse placer, satisfacer un gusto o regular estados de ánimo. Por eso es necesario tener sentido crítico al escuchar estas promociones y darse cuenta de que a veces hay detrás intereses económicos, publicitarios o políticos. Hay grupos de presión que entienden la sexualidad como una expresión de la lucha de clases. La formación sexual es muy importante porque es una de las variables que más influye en el desarrollo sano de la vida sexual y en la aparición de problemas relacionados con la sexualidad.

-¿Qué caracteriza a la sociedad hipersexualizada que usted ha definido en Atrapados en el sexo?

-Confusión entre afecto y sexo; confusión entre relaciones sexuadas y relaciones sexuales; objetivación de las personas y subjetivación de las relaciones; placer como criterio primario; animalización de la genitalidad y despersonalización de la sexualidad.

- ¿Relaciones sexuales no personales?

- Sí. Me preocupa la ausencia de la persona en la conducta sexual con el consumo de pornografía, porque cada vez más personas no están aprendiendo a tener relaciones sexuales, sino a excitarse sexualmente con una pantalla y sonidos enlatados. Una de las trampas de ver porno es creer que lo que se hace es normal y gusta a los demás. Otra, evitar todo lo que hayas visto en un vídeo por pensar que puede ser ofensivo para el otro. El porno confunde, miente y engaña.


El doctor Chiclana es experto en los problemas que genera la adicción al sexo

- ¿Cuándo masturbarse se convierte en un problema?

- Cuando se siente una pérdida de libertad. Es lo que refieren las personas que me piden ayuda: «Me siento atrapado», «no puedo no hacerlo». El segundo mejor parámetro para detectar el problema es el sufrimiento personal y de los que le rodean. Además, las consecuencias no son indiferentes para la sociedad. A veces no nos damos cuenta hasta que no pasa algo grave. Como esa persona a la que echaron por consumir porno en el trabajo, o la chica a la que persiguen hasta casa porque, como ella explicaba con pena, «parece que llevo un cartel que dice: “Soy perfecta para ser tu amante”».

- ¿Qué hace que la masturbación pueda ser adictiva?

 - La activación y refuerzo del sistema de recompensa, que se asienta sobre las mismas vías nerviosas del sistema nervioso central. Hemos comenzado un estudio de investigación para conocer si la conducta sexual fuera de control es adictiva, compulsiva, impulsiva, o aprendida, porque el último estudio publicado, realizado con potenciales eléctricos del sistema nervioso, parece indicar que el proceso neurológico en los consumidores de pornografía es distinto del de los adictos a sustancias. Lo importante es que cada persona tiene su historia y según los casos puede estar relacionado con depresión, ansiedad, hiperactividad…; o con factores como estrés, cansancio, falta de aficiones, un aprendizaje de estas conductas vinculado a situaciones no sexuales, mala formación sexual, dificultad en las relaciones, identidad no configurada, afectividad desordenada, apego inseguro o evitativo…

- Deme cinco consejos para quien quiera dejar de masturbarse y no pueda.

- Lo más importante es que, si no se ve capaz, acuda a alguien para que le ayude a desarrollar el sentido de capacidad: un mentor, un amigo de confianza, o un profesional. Y cinco ideas:

1.- Enraizarse en la familia.
2.- Ahondar en el sentido de identidad.
3.- Formarse.
4.- Tener un proyecto de vida sexual.
5.- Desarrollar las relaciones para amar a los demás y dejarse amar por ellos.

(Artículo tomado de "ReligiónenLibertad.com". 14/2/2017)

viernes, 6 de enero de 2017

LOS REYES MAGOS ESCRIBEN A LOS PADRES


CARTA DE LOS REYES MAGOS A LOS PADRES
 (escrita por el Rey Baltasar)



Queridos padres:

Melchor, Gaspar y el que os escribe, Baltasar, flipamos con vosotros. Hemos recibido miles de cartas de vuestros hijos e hijas pidiéndonos todo tipo de juguetes y cacharros. Estáis atiborrando a los niños de cosas superfluas, de regalos inútiles que dejarán abandonados en cualquier rincón en cuanto pase el primer calentón de la novedad. Permitidnos que os recordemos los regalos que realmente necesitan vuestros hijos.

En primer lugar, lo más importante que necesitan los niños es AMOR. Debéis achucharlos, besarlos, abrazarlos, acariciarlos. Y todo ello sin medida. Sin amor los niños no pueden crecer ni madurar; pero, cuidado: no confundáis amor con sensiblería barata; amor no significa consentirlo todo, satisfacer todos los caprichos o dejarse chantajear por sus pataletas. Eso sería malcriarlos. Amar significa también establecer límites, enseñarles a distinguir lo que está bien y lo que no, lo que se puede y debe hacer en cada momento y lo que no se puede consentir. Amar también es castigar cuando es preciso.

La segunda cosa que necesitan vuestros hijos es EDUCACIÓN. Esa es la mejor herencia que podéis dejarles. Hay que enseñarles a comportarse en cada circunstancia. Tenéis que decirles cómo deben comer, cómo usar los cubiertos, cómo vestir o cómo hablar en cada ocasión. Y, sobre todo, debéis enseñarles a respetar a los demás, y eso implica que aprendan a cuidar el trato con los adultos y, especialmente, con sus profesores: a ver si desterramos de una vez esa falsa idea de que todos somos iguales. Todos somos iguales ante la ley y… poco más. No es lo mismo tratar con el Rey o con un obispo que con un amigo de juegos; y eso hay que enseñárselo a los niños pequeños; igual que deben aprender que la porquería no se tira al suelo, o que no se debe escupir ni blasfemar.
Las normas de urbanidad y buena educación debéis enseñarlas en casa. Vuestra responsabilidad no la podéis delegar en nadie. Y para educarlos correctamente se empieza predicando con el ejemplo: los padres sois el ejemplo que seguirán vuestros hijos.

No lo olvidéis. Debéis enseñarles también que su futuro depende de ellos mismos y de su ESFUERZO; y que los sueños sólo se consiguen a base de sacrificio. Porque las cosas importantes de la vida nadie se las va a regalar. Por eso tenéis el deber de educar su voluntad, para que sepan cuáles son sus obligaciones y las cumplan en cada momento. Tenéis que inculcarles que en la vida hay que hacer cosas que, muchas veces, no nos apetecen ni nos gustan, pero que son necesarias.
Lo bueno no siempre es lo que nos gusta, y lo bueno (estudiar, por ejemplo) hay que hacerlo, aunque suponga un esfuerzo. Por supuesto, también tenéis que recompensarles por el trabajo bien hecho. Y para ello no siempre es necesario vaciar la cartera. A veces, una felicitación cariñosa, un abrazo o un "estoy muy orgulloso de ti", vale más que todo el oro del mundo.

Muchos de vosotros tenéis uno o dos hijos como mucho, por eso, ellos, a veces, se creen el ombligo del universo. Tenéis que hacerles ver que no están solos en el mundo, que hay otros muchos niños, no tan afortunados como ellos, con los que deben ser solidarios. La SOLIDARIDAD es la mejor escuela de la vida de vuestros hijos y en ella vosotros deberíais ser sus mejores maestros.

También tenéis la obligación de explicarles a vuestros hijos para qué los habéis traído al mundo, qué sentido tienen sus vidas, porque si no pueden pensar que el sentido de la vida es solamente divertirse, beber, las drogas, el sexo, comprar.....y poco más. A nosotros el sentido nos lo indicó una estrella, que nos llevó hasta Belén y allí descubrimos al NIÑO-DIOS, que desde entonces es el que ha dado sentido a nuestras vidas. Él es el que hace posible que desde hace tantos años sigamos visitando vuestras casas, sin desfallecer. Sin Él no lo podríamos conseguir.
¿Habéis descubierto ya vuestra estrella? Sin ella, todo lo que os hemos dicho anteriormente es más difícil de conseguir.




¡Ah!, se me olvidaba, muchos de vosotros nos habéis preguntado qué les podéis regalar a vuestros hijos este año. Gaspar, Melchor y yo lo hemos hablado y hemos llegado a la conclusión que el mejor regalo que les podéis hacer es un poco más de vuestras personas y de vuestro TIEMPO. Ellos lo agradecerán algún día. Y, si no, ¿qué importa? A fin de cuentas habréis cumplido con vuestra obligación de padres, ya que es una de las cosas más importantes y bonitas que puede hacer alguien en este mundo. Y eso llenará vuestras vidas de felicidad y sentido.

Atentamente, Gaspar, Melchor, y, en su nombre, Baltasar. ¡Feliz Año a todos!


(Escrito por José Teófilo Martín Losada, Presidente de la Asociación Internacional del Teléfono de la Esperanza en Extremadura)


domingo, 30 de octubre de 2016

LA ROCA


LA ROCA

Un hombre dormía en su cabaña, cuando de repente una luz iluminó la habitación y apareció Dios.



El Señor le dijo que tenía un trabajo para él y le mostró una gran roca que se encontraba a algunos metros de la cabaña. Le explicó que debía empujar la piedra con todas sus fuerzas.

El hombre hizo lo que el Señor le pidió, día tras día. Por muchos años, desde que salía el sol hasta el ocaso, el hombre empujaba la fría piedra con todas sus fuerzas... y ésta no se movía. Todas las noches el hombre regresaba a su cabaña muy cansado y sintiendo que todos sus esfuerzos eran en vano.

Como el hombre empezó a sentirse frustrado, Satanás decidió entrar en el juego trayendo pensamientos a su mente:
- "Has estado empujando esa roca por mucho tiempo, y no se ha movido".

Le dio al hombre la impresión que la tarea que le había sido encomendada era imposible de realizar y que él era un fracasado. Estos pensamientos incrementaron su sentimiento de frustración y desilusión.

Satanás le dijo: - "¿Por qué esforzarte todo el día en esta tarea imposible? Solo haz un mínimo esfuerzo y será suficiente".

El hombre pensó en hacer caso a Satanás y poner en práctica esto, pero antes decidió elevar una oración al Señor y confesarle sus sentimientos:

- "Señor, he trabajado duro por mucho tiempo a tu servicio. He empleado toda mi fuerza para conseguir lo que me pediste, pero aun así, no he podido mover la roca ni un milímetro. ¿Qué pasa? ¿Por qué he fracasado?".

El Señor le miró con mucho amor y le dijo:
- "Querido hijo: cuando te pedí que me sirvieras y tú aceptaste, te dije que tu tarea era empujar contra la roca con todas tus fuerzas, y lo has hecho. Nunca dije que esperaba que la movieras. Tu tarea era empujar. Ahora vienes a mí sin fuerzas a decirme que has fracasado, pero ¿en realidad fracasaste? Mírate ahora: tus brazos están fuertes y musculosos, tu espalda fuerte y bronceada, tus manos callosas por la constante presión, tus piernas se han vuelto duras. A pesar de la adversidad, has crecido mucho y tus habilidades ahora son mayores que las que tuviste alguna vez. Cierto, no has movido la roca, pero tu misión era ser obediente y empujar, para ejercitar tu fe en mí. Eso lo has conseguido. Ahora, querido hijo, yo moveré la roca".

PARA REFLEXIONAR

Algunas veces, cuando escuchamos la palabra del Señor, tratamos de utilizar nuestro intelecto para descifrar su voluntad, cuando en realidad Dios solo nos pide obediencia y fe en él. Debemos ejercitar nuestra fe, que mueve montañas, pero conscientes que es Dios quien al final logra moverlas.

- Cuando todo parezca ir mal... solo ¡EMPUJA!
- Cuando estés agotado por el trabajo... solo ¡EMPUJA!
- Cuando la gente no se comporte de la manera que te parece que debería hacerlo... solo ¡EMPUJA!
- Cuando no tienes más dinero para pagar tus cuentas... solo ¡EMPUJA!
- Cuando la gente simplemente no te comprende... solo ¡EMPUJA!
- Cuando te sientas agotado y sin fuerzas... solo ¡EMPUJA!



En los Momentos difíciles pide ayuda al Señor y eleva una oración a Jesús para que ilumine tu mente y guíe tus pasos. Entrega tus miedos al Señor y pide con una oración a Jesús que te ayude a encontrar el camino que te conduzca a Él.